El anti-post

He decidido llamar a este post «el anti-post» porque aquí vengo a hablar de cómo estoy llevando yo la cosa esta de la maternidad, siguiendo mi instinto que a su vez se habrá forjado a base de la educación recibida y de cómo venía yo de fábrica a partir de la madre que me parió. Y puede que algunas de las cosas que digan resulten «impopulares». [¿Por qué todo lo impopular se asocia con el conservadurismo?]
Continuar leyendo «El anti-post»

Delito de colecho

O delirio de colecho. Ambas son aceptables. La primera, porque me juré a mí misma que nunca practicaría el colecho, esa locura enfermiza de madres que no son capaces de separarse de sus retoños ni para dormir. Esa dependencia insana. Esa práctica a la que he sucumbido, o a la que Bebé ha conseguido de manera subrepticia que sucumbamos (de sobra es de todos conocido que los bebés de cinco meses manipulan a las madres con el bracito, la teta y el colecho).
Continuar leyendo «Delito de colecho»

Mi bebé se toca la chufa

El jueves 29 de noviembre, Bebé cumplió cuatro meses. Para Marido y para mí, los cambios que se van produciendo en él son apenas perceptibles en contraposición a los aspavientos que hace la gente cuando lo ve al cabo de cierto tiempo. Que si qué cambiado, que sí qué gordito, que sí no parece el mismo.

Pero en los últimos días ambos hemos acudido a la contemplación del descubrimiento de su pene.
Continuar leyendo «Mi bebé se toca la chufa»