Cádiz. Un destino no apto para infértiles

Este verano mi chico y yo hemos optado por alquilarnos un chalet en Caños de Meca, en el municipio de Barbate, provincia de Cádiz.

Caños de Meca está a 800 kilómetros de distancia, unas 8 horas y media en coche desde Valencia. El turismo es principalmente local. Por eso nos gusta. Por eso y por sus playas de agua fría, jalonadas por pinares y dunas salpicadas de barrones.

Nos ha encandilado la Playa del Faro, junto al Faro de Trafalgar y cerca de la Playa de Zahora. Debido a su acceso a pie solía estar poco transitada. Ahí que nos dirigíamos todas las mañanas, cargados con sendas mochilas y tumbonas, la sombrilla y la neverita bien surtida. La playa posee una arena tostada no demasiado fina, por lo que no penetra hasta el último rincón del equipaje. Las dunas la bordean por el norte, y más a lo lejos los pinares. El faro es la única construcción a la vista.

El castigo de la no maternidad
Continuar leyendo “Cádiz. Un destino no apto para infértiles”