Bye Bye, Baby

Mientras miro dormir a Bebé acaricio sus gruesos muslos enfundados en el «condón blanco» como lo llama Marido, o saco de dormir de ese color. En la etiqueta de detrás pone «75cm». Ya le empieza a estar pequeño. Y la cremallera, como todas las prendas de ropa de bebé con cremallera, le llega hasta el cuello y al verlo, me produce una falsa sensación de asfixia porque mi bebé tiene una preciosa papada que se superpone a cualquier prenda de vestir. Pero él no se queja. Así que no creo que se asfixie.
Continuar leyendo “Bye Bye, Baby”