Crónica de un parto: Carita de buda

Mi bebé no lleva ni cinco días en su forma de vida extrauterina que ya tiene varios apodos: Carita de buda (y es que tiene unos mofletes tan gordos que sobresalen con respecto al perímetro craneal, como si un hámster guardara la comida en los carrillos):

Gusiluz (me recuerda mucho a ese muñeco de nuestra infancia por la forma en la que pone las cejas al mamar como de sorprendido y la forma de su boca como de raya dibujada):

Carita de Feto, por sus movimientos a cámara lenta que parece que aún ande inmerso en el líquido amniótico, y Minisumo, porque tiene los ojos achinados y parece un luchador de sumo. Ah, y porque pesó la friolera de 4.800 gramos.

Pero vayamos por partes.
Continuar leyendo “Crónica de un parto: Carita de buda”