Cagar

Quería titular esta entrada con una variación de otra que escribí hace unas semanas, «La mujer que confundió una ventosidad con dolores de parto», de forma que quedara de este modo, «La mujer que confundió los dolores de parto con una ventosidad».

Y es que poco se ha hablado de lo que fluye por el interior de las embarazadas que no sea embrión o feto, es decir, de la mierda.

De ahí el título, así, sin eufemismos. Veréis por qué.
Continuar leyendo “Cagar”

Simplemente «Ja, ja, ja»

Siguiendo con la tradición de este blog de ser mi diario (im)personal (está expuesto a la vista de todos en foros diversos y hasta en Twitter) me gusta dejar constancia de los cambios que voy experimentando durante mi embarazo, pero siempre desde un tono refrescante. Y es que, cuando pregunto a Hermana Mayor resulta que no recuerda nada de lo acontecido durante los 9 meses (en realidad 8) en que portó a mi Sobrina-Amada dentro de sí. Y a mí sí me gustaría recordarlo.

Continuar leyendo “Simplemente «Ja, ja, ja»”

El Bientratrador. Parte III

(Ir a Parte I)

-Ayer por la tarde fui a que me hicieran acupuntura.
—¿Acupuntura?
—Sí. Le escribí a mi prima Marisol para contarle que a pesar de llevar meses intentándolo no logro quedarme embarazada. Pero no le dije nada de la antimülleriana porque no quiero que todo el mundo lo sepa. Total. Me dijo que a ella le pasaba lo mismo y que fue a que le hicieran acupuntura y se quedó embarazada de Erika. Y que luego cuando lo intentó por segunda vez, fue a que le hicieran acupuntura y se quedó embarazada de Joan. Total. Que el chino me ha hecho una anamnesis así por encima, preguntándome si mis reglas eran dolorosas, abundantes y si tenía coágulos.
—¿Coágulos?
—Sí. De sangre.
—¿Tú tienes coágulos?
—Sí.
—Qué asco.
El bientratador dejó los cubiertos sobre la mesa.
Continuar leyendo “El Bientratrador. Parte III”