No me visualizo haciéndome un pipitest

Ese miércoles día 15 de noviembre, en mi segunda semana de betaespera y a dos días de realizarme la beta en sangre, lloré mucho. Por la tarde me invadió una suerte de parálisis cerebral de betaesperante. Sentada en el sofá y leyendo síntomas en internet de manera ininterrumpida, llegué a la conclusión de que no tenía un plan.

A la búsqueda de algún tipo de plan
La determinación de la BHCG tendría lugar el viernes 17 de noviembre. Lo más sencillo era sacarme sangre en el hospital a primera hora y, entre paciente y paciente, ir mirando el ordenador hasta obtener el resultado. Pero mi consulta de los viernes requiere de una concentración que una betaesperante el día de la beta no podía ofrecer. Y los pacientes no tenían la culpa de mis problemas reproductivos. Además ese día tenía consulta de niños. La oftalmología pediátrica es una subespecialidad en sí misma que requiere tanta inteligencia (de la emocional y de la otra, la del CI) que una betaesperante el día de la beta no puede ofrecer. Las betaesperantes aparcan toda otra capacidad que no sea el miedo o el instinto. Llevan a cabo una aparente vida normal guiadas por una especie de automatismo. Pero sus capacidades están centradas en su ombligo, que en ese caso es su útero.
Se da la paradoja de que una betaesperante está y no está embarazada al mismo tiempo. Ambas situaciones tienen lugar a la vez.
Contrariamente a lo que suelen decir mis compis del foro de ovodonación del IVI, Ovonenas 2014, que después del transfer estás embarazada hasta que no se demuestre lo contrario, yo soy de la opinión de que, en una situación de incertidumbre, se cumplen ambas premisas al mismo tiempo.
Continuar leyendo “No me visualizo haciéndome un pipitest”

Betaesperanza

De mi donante anónima, rubia, ojos verdes, de inteligencia desconocida y hábitos desconocidos, obtuvieron 18 ovocitos maduros el día 1 de noviembre en la llamada «punción folicular». Pero a mí no me llamaron, o si me llamaron fue a primera hora de la mañana y no lo cogí porque tenía el teléfono en silencio y porque creía sería un recordatorio de que Novio tenía que ir a dejar su muestra de esperma. Novio fue solo, yo me quedé en la cama. Era miércoles, festivo.

Porno demasiado duro
Novio me envió una foto desde la habitación de la clínica con los pantalones bajados, y luego otra de las revistas porno que había. Me contó más tarde que era un porno tan duro que no le ponía nada, por lo que hubo de mirar un vídeo en el que un viejo se follaba a una gorda. «Así será cómo habremos procreado a nuestro bebé», pensé.
No comencé a ponerme los óvulos de progesterona porque no me llamaron en todo el día, y las palabras exactas de mi ginecóloga fueron: «deberás comenzar con la progesterona si solo si te llaman, dos óvulos por la noche».
Intrigada sobre qué debía hacer, dejé pasar el día tras haber llamado a la clínica y responderme que no me la pusiera, que no sabían cómo iba lo de los ciclos de ovodonación. Esto no es una novedad, nunca me resuelven las dudas al teléfono. Estaba preocupada: ¿no había habido fecundación y por eso no me habían llamado para iniciar el tratamiento con progesterona?
Continuar leyendo “Betaesperanza”