¿Duérmete niño?: La narcolepsia de mi hijo

Bebé duerme como un bendito. Eso es así. Podríamos ocultar que el óvulo ha sido donado… Pero no el esperma, ¡ah no! Porque en el dormir ha salido a Marido.

Bebé y Marido son de esas personas que siguen durmiendo a pesar de las horas que pasan, y una piensa que qué conciencia tan limpia tendrán. A veces creo que están despiertos y se hacen los remolones. Pero no.

Con las horas que duerme Bebé podría sacarme otra carrera. Y sin embargo no hago absolutamente nada de provecho.
Continuar leyendo “¿Duérmete niño?: La narcolepsia de mi hijo”

Mi postparto: Esta no es otra historia de terror sobre el postparto

Durante mi embarazo he leído muchos blogs de maternidad. Salvo la amenaza de aborto que tuve en el primer trimestre y la placenta previa marginal del segundo, el mío ha sido un buen embarazo: el bebé crecía correctamente, a la par que la barriga; no ha habido síntomas de parto prematuro y yo he tenido mucha energía durante los nueve meses. El último mes, eso sí, me veía muy limitada por el edema de pies y piernas y por el tamaño de la panza y he de decir que estaba deseando parir.

El parto lo narré aquí. Y aunque aún me falta un post sobre los días en el hospital, pues los recuerdo tan especiales que no quiero que se me olvide nada, he preferido escribir primero sobre esa palabra tan temida y odiada: el postparto.
Continuar leyendo “Mi postparto: Esta no es otra historia de terror sobre el postparto”