Ofrena

Em regale: una felicitat
redona com la bala
que regalara mort.
M’oferisc: les dues mans que s’alcen
empunyant, alevoses
els talls de la candor.
M’oferíren: mà, bendició i premura
de besos cel.lestials
–interterritorials–
I les veus dèien que ens esmolàvem
(que m’inmolara)
si em despullava, si em desterrava
de mi, de mi.
Caminaria al fil de la felicitat trencadissa
escoltant les veus que xiularíen:
no ets tu.
M’oferíren: la companyia innata.
Em regale: la innata solitud.

Disforia de estéril

Como me dijo una vez mi Hermana: «Crees que por ser estéril eres la persona más desgraciada del mundo».
Touchée.
Nunca he vuelto a hablar con ella de mis problemas de infertilidad. De hecho, no he vuelto a hablar con nadie más que con mi novio, mi psicóloga y mi amiga Berta, la psiquiatra.
Fuera han quedado los grupos de amigas de WhatsApp en los que comentaban sus múltiples embarazos y donde yo informaba alegremente en qué fase de FIV estaba, los comentarios al resto de hermanas, padres, compañeros de trabajo y amigas-no-madres.

El género masculino como causa de esterilidad

El otro día escuché en la radio que el XXXII Premio Hiperión de Poesía se lo habían dado a un poeta llamado Ángelo Néstore por la obra Actos Impuros.

El poeta se lamentaba del drama de no poder ser padre debido precisamente a la incapacidad de concebir en tanto que hombre. Las mujeres, solteras o en pareja, sea cual sea el género de su pareja, sí pueden concebir hoy por hoy en España sometiéndose a un proceso de reproducción asistida en cualquier clínica, a menos que su problema sea de implantación, en cuyo caso no podrían puesto que la maternidad subrogada todavía no es legal.
Continuar leyendo “Disforia de estéril”